Inicio ColaboracionesAlida Vergara SEBASTIAN COVA, con la musica en el ADN.

SEBASTIAN COVA, con la musica en el ADN.

por Alida Vergara

Luego de una estupenda invitación para ser colaboradora formal de esta maravillosa publicación que expone y presenta talentos, de esos que, sin hacer mucho ruido, son ciudadanos del mundo, que van dejado una huella que trasciende, aunque en muchos casos ni siquiera hayan dado a conocer su diversas hazañas.

Estos personajes inspiradores, que están ubicados en distintos lugares del mundo, habiendo o no enfrentado diversas o complejas situaciones, pero que de alguna manera son influyentes en sus comunidades, círculo de amistades y hasta en desconocidos; si en algo coinciden, es en que poseen una energía auténtica, contagiosa, un gran ánimo, una enorme pasión por lo que hacen y, sobre todo, un talento único.

Curioso, pero es primera vez que en 24 años en el oficio periodístico he sido llamada para escribir sobre la persona que mejor conozco, que he seguido desde el momento en que, literalmente, abrió los ojos al mundo, y que de hecho, es mi persona favorita, mi hijo Sebastián Cova Vergara.

Instagram

Puedes seguirlo en redes sociales

Venezolano, 16 años, Baterista, Guitarrista y Jugador de videojuegos.

NO HAY CERTEZA, PERO SÍ VIVENCIAS

Según estudios realizados por los investigadores más rigurosos, la mayor parte de las personas cuentan con una capacidad para percibir y producir música de forma innata, sin recibir entrenamiento especial, lo que sí está claro es que no todos tienen las mismas habilidades musicales. Cuando alguien las demuestra de manera notoria, desde muy pequeño, se suele escuchar lo de “le viene de familia” o “lo lleva en los genes”; sin embargo, no hay una respuesta absoluta para la aptitud musical, aunque algunos estudios genéticos indican que tanto factores hereditarios, como ambientales, o la interacción entre ambos, contribuyan a las habilidades musicales, y que las aptitudes varían.
Sebastián es un chico como muchos, acaba de cumplir 16 años, pero desde los 3 a 4, comenzó a mostrar aptitudes particulares, como ir marcando “los tiempos” en las canciones, agitar la cabeza y tocar una guitarra acostada como si fuera un piano, gesto que llevó a muchos a hacer la comparación con el niño de la peli August Rush.

En el caso de los padres, es importante estar atentos a este tipo de conductas y, si bien uno no tiene referencias previas, hay que involucrarse para saber cómo acompañar a los pequeños en estas “aventuras” e ir aprendiendo juntos y rodeándonos de maestros que ayuden a cultivar ese don.

No es fácil cuando no se tiene la preparación, pero es fascinante llevar de la mano a los chicos en estas experiencias inéditas, y en primera persona confieso una suerte de miedo por no saber la manera de abordarlo, sin embargo al acompañarlo en su primera prueba con un profesor a los 5 años, y ser admitido en una escuela que en batería solo admitía a niños de 9, me di cuenta de que efectivamente, había un talento especial. De hecho en una entrevista, a esa edad, respondió: “la música es el idioma que mejor entiendo”.

Ese mismo año subió a su primera tarima en donde había que cargarle para que pudiera ejecutar la batería; al año siguiente ingresó en las cuerdas y de una vez, comenzó a tocar con grupos de niños, jóvenes y adultos.

Ya para sus 7 años había culminado los 3 libros que todo baterista estudia:
Syncopation, Stick Control y Realistic, y
había tocado a casa llena en los anfiteatros
más grandes de su Caracas, natal.

Incluso aprobar una audición para iniciarse en la Orquesta Sinfónica, rechazada por él mismo, por un tema de libertad musical y creación, que también le fue respetado, y siguió independiente.
Pocas veces argumenta sobre su inclinación musical, sin embargo, en sus propias palabras, relata que “llegó un punto en el que me di cuenta de que la música era para lo que realmente nací; además de las valoraciones y el hecho de que le tomaran en cuenta para asesoría, opiniones o consejos en materia musical”.

A los 10 decidió comprar un sitar, instrumento que le fascinó desde los 5, cuando por modo propio trataba de ejecutar algunos temas de Beatles y llegó por añadidura a Ravi Shankar. Nadie pensó que podía tocar el ancestral instrumento, pero de una vez – como si lo supiera desde antes – lo hizo, recibiendo halago y felicitaciones de músicos emblemáticos de Venezuela.

Además del talento, la dedicación es primordial, por eso, se dedica a diario a la práctica y el estudio de la música con varios profesores. Rigurosidad que ni la cuarentena ha mermado.

A los 11 años recibió un reconocimiento como Talento Joven en el concurso abierto a guitarristas “Sibelius Fest”, y esto son solo estímulos para continuar mejorando. Asimismo, posterior a la carrera Cartoon Networks 2013, fue invitado a participar en el video de la carrera, como parte de un sueño del protagonista, que anhelaba ser baterista, y allí apareció la imagen de Sebastián, ejecutando su instrumento.

Ese mismo año, el maestro Daniel Hurtado, ex director de la Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar y actualmente de la sinfónica de Beijing, lo invita a un ensayo del tributo a The Beatles, como espectador, y de sorpresa lo sube a tocar un set con la orquesta en el conservatorio Juan José Landaeta.



Actualmente sube covers de temas de gaming, como casi todo chico es un fanático; y hasta Kevin Sherwood, autor de los temas de Call of Duty Zom- bies, los ha subido a sus historias; así como temas del legendario guitarrista Yngwie Malmsteen, quien también compartió un par de versiones.

El talento nos rodea, nacemos con virtudes que no siempre tenemos la capacidad de explotar y manejar; hasta las facilidades del entorno juegan un papel fundamental, sin embargo es importante contar con el apoyo y la difusión de este tipo de dones.


Talento Magazine no se hace responsable de los contenidos de los artículos publicados. La naturaleza de los contenidos expuestos son responsabilidad única y exclusiva del autor/es. Es responsabilidad de los autores que los textos enviados se ajusten estrictamente a la legalidad de toda publicación relativos a los derechos de autor. Al incluir un artículo en la Revista Talento Magazine, el autor/es acepta sus condiciones y autoriza la reproducción del artículo en este espacio web. La Revista Talento Magazine declina cualquier responsabilidad sobre posibles conflictos derivados de la autoría de los trabajos que se publican en la misma.

0 comentario
0

Related Articles

Dejar un comentario

SUSCRÍBETEUn pequeño gesto tuyo es un paso grande para nosotros. Podemos crecer juntos...Te apuntas?